News & Views

Acerca de la violencia en contra de los defensores de los Territorios Indígenas


Read this post in English

Iniciamos el Año Nuevo celebrando el reconocimiento de los derechos ancestrales de nueve comunidades indígenas de Indonesia sobre sus territorios forestales. Hoy, estamos devastados por el asesinato de Isidro Baldenegro López, la segunda chispa brillante y galardonado con el Premio Goldman extinta por fuerzas oscuras, después de Berta Cáceres.

De la manera más firme, El Fondo Christensen condena el asesinato de Isidro Baldenegro López y llama al Gobierno Mexicano para que haga una investigación expedita de este crimen y haga responsables a sus autores. La sangre de Isidro fué derramada en la tierra sagrada de la Sierra Tarahumara, en la que los Pueblos Indígenas han luchado de manera pacífica por mucho tiempo para ejercer sus derechos territoriales. En 1967, el Gobierno Federal reconoció los derechos agrarios de la comunidad de Isidro. Esos derechos son inalienables y el Gobierno Federal está obligado a mantenerlos.

Llamamos a nuestros colegas y compañeros activistas, a los Gobiernos y organizaciones filantrópicas a que sean solidarias con los Pueblos Indígenas que están siendo atacados por defender sus territorios y a ser líderes en la implementación de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada por México el 13 de septiembre de 2007.

Aunque son inenarrablemente trágicos, los asesinatos de Berta e Isidro nos indican la urgencia de luchar por el reconocimiento de la soberanía territorial Indígena. Tomemos todos el compromiso de llevar adelante la luz de Berta y de Isidro.

bloom-tarahumara

FOLLOW US ON TWITTER